ELIO ALTARE

El abuelo Giuseppe llego a La Morra en 1948. La familia Altare adquirió entonces una finca de 5 hectáreas de Nebbiolo, Barbera y Dolcetto, así como melocotoneros, avellanos y manzanos. En aquellos tiempos difíciles de crisis económica su hijo Elio y sus amigos decidieron viajar a otras regiones vitivinícolas europeas que gozaban de gran éxito.

Visitaron Borgoña y a su vuelta Elio implemento cambios radicales para dar una nueva interpretación a los vinos de la familia a favor de la elegancia, la finura y el equilibrio, adoptando nuevas técnicas tanto en el viñedo, como en la vinificación y en la crianza de sus vinos.

Actualmente cuentan con 10 hectáreas y producen alrededor de 70.000 botellas.

Desde 2003, Silvia, la hija mayor de Elio, es la encargada de la propiedad familiar.

Podríamos decir que son uno de los mejores embajadores en el mundo de la región del Piamonte, de sus variedades y por supuesto de La Morra, su pueblo.