En la actualidad, el Domaine La Barroche está representado por un verdadero mosaico de miembros de la familia, de la misma manera que las 13 variedades de uva de Châteauneuf-du-Pape reflejan la complejidad de la denominación.

Cada uno tiene su propio carácter individual, pero el mismo amor por el terruño. He aquí una lista no exhaustiva de los hombres y mujeres que han construido, moldeado, desarrollado e inspirado el Domaine a lo largo de los siglos.

Alexandre Barrot, el fundador

El patriarca de la familia, Alexandre, compró en 1703 los primeros terrenos que componen el actual Domaine en el pueblo de Châteauneuf du Pape. Desde entonces, se ha transmitido de padres a hijos.

Eugène Gabriel Barrot, descubridor de terruños
A finales del siglo XIX, el bisabuelo de los actuales propietarios, Eugène Gabriel, observó cuidadosamente el suelo para seleccionar las parcelas dignas de ser plantadas con vides.
En aquella época, era normal que la gente ayudara a sus vecinos y, como Eugène Gabriel tenía dos lagares, a menudo iba a las fincas cercanas para prensar sus uvas. Testigo de tiempos pasados, uno de estos lagares se expone en el Museo del Padre Anselme, en el corazón del pueblo.

Las mujeres viticultoras, esenciales para el Domaine en muchos aspectos
Demasiado a menudo en la sombra, las mujeres del Domaine La Barroche se esfuerzan constantemente por mantener la vida en el Domaine sin problemas. Son la sal de la tierra, el aglutinante de la familia Barrot y virtuosas de la perpetuación de un estilo de vida envidiable de generación en generación.

Christian Barrot, una pasión inquebrantable
A pesar de que los jóvenes de muchas fincas vecinas se fueron a trabajar a las fábricas y abandonaron los viñedos familiares en plena crisis del vino en los años 70, Christian Barrot decidió hacerse cargo de la finca familiar.

En aquella época, el vino era una simple mercancía, e incluso los grandes vinos de Burdeos se vendían los domingos en las entradas de las iglesias. En toda Francia, la gente sólo se interesaba por los altos rendimientos y los bajos precios gracias a la revolución agrícola.
Sin embargo, Christian conocía el valor de su terruño y lo que era capaz de producir. Así que se centró en sacarle el máximo partido. Vendió su vino a granel a prestigiosos comerciantes de vino del norte de Côtes du Rhône.

Parcela por parcela, año tras año, Christian alcanzó todo el potencial de su viñedo.

Él mismo embotelló una pequeña parte del vino, llamándolo Lou Destré D'Antan (que significa "El lagar de los días pasados" en provenzal) en honor a su abuelo.

Julien y Laetitia Barrot, la generación emergente
Julien y Laetitia, hermano y hermana, están totalmente comprometidos con su terruño y ejemplifican los valores familiares que les han sido transmitidos. Llegaron a la finca familiar a principios de la década de 2000 y su futuro es muy prometedor.
Laetitia, la hermana mayor, aporta su sensibilidad femenina a un mundo tradicionalmente masculino. Es sin duda uno de los motores del Domaine y totalmente indispensable para su desarrollo. Con una formación en comunicación y comercio internacional, considera que el mundo es pequeño y Châteauneuf-du-Pape su centro.

Después de trabajar para grandes grupos internacionales durante más de una década, Laetitia sintió la necesidad de volver a sus raíces y promover el terruño de su familia y su vino.
Julien, el hermano menor, tiene el carácter decidido típico de los viticultores dedicados a su vocación y a su denominación. Entró a trabajar en la finca en 2002, con apenas 22 años, justo después de terminar sus estudios de enología y con una licenciatura en empresariales. Motivado por un ardiente deseo de aprender, pertenece a la nueva generación de bodegueros totalmente comprometidos y con una mentalidad muy abierta, aunque muy respetuosa con el terruño y las tradiciones transmitidas por las generaciones anteriores.

Ha sido responsable de la elaboración de varias cosechas y de la identificación de las cualidades específicas de cada parcela, lo que ha llevado a la creación de varias cuvées con carácter propio: Julien Barrot, Pure, Fiancée y Liberty.