Syrah

También conocida como Shiraz, la Syrah es una variedad de uva tinta con una gran presencia en nuestro país, que se utiliza para elaborar algunos de los que están considerados como los mejores vinos tintos del mundo. A día de hoy es la séptima uva más plantada, con más de 142.600 hectáreas.

Cultivada en todo el mundo, la uva Syrah es una variedad descendiente de la “dureté” y la “mondeuse blanche”, otros dos tipos de uvas tintas procedentes del sureste de Francia.

El origen de la Syrah no está demasiado claro. Algunos autores aseguran que es una uva de origen palestino jordano, otros que procede de la ciudad persa de Shiraz – de ahí su nombre –, y aunque menos, también de la ciudad italiana de Siracusa.

La uva Syrah predomina principalmente en el Valle del Ródano, en Francia. Tanto es así que muchas leyendas aseguran que procede de este mismo lugar. También tiene una gran presencia en España, Portugal e Italia.

 

Características de la uva Syrah

La uva Syrah se caracteriza por su fácil cultivo, siendo muy resistente a enfermedades, y creciendo a la perfección en climas con mucho sol y altas temperaturas. Es una uva de maduración temprana.

Los racimos son medianos, compactos y con forma cilíndrica alargada, y tienen un pedúnculo largo y poco lignificado. El tamaño de la uva es pequeño – mediano y muy uniforme, mientras que la piel es dura, de color negro azulado y con una cicatriz estilar muy marcada.

Las cepas de la uva Syrah son muy vigorosas, tienen un porte bastante erguido, y cuentan con sarmientos muy largos, delgados y delicados.

 

Características de los vinos elaborados con Syrah

Los vinos elaborados con Syrah tienen mucho sabor y cuerpo, y varían enormemente en función de la zona de cultivo, ya que el clima, el terruño y las técnicas de cultivo inciden directamente en el sabor de los vinos Syrah. Es una variedad utilizada para elaborar vinos monovarietales y multivarietales.

Los vinos de Syrah más famosos son los Hermitage, elaborados en la ciudad Tain-l’Hermitage, en el norte del valle del Ródano.

Son caldos de color rojo intenso y brillante, con unos taninos muy suaves y una acidez muy agradable. Con aroma a fruta negra madura, también tiene ligeras notas a grosella, violetas y moras silvestres.

El maridaje perfecto del vino Syrah es la carne roja, siendo también el mejor acompañante del queso de cabra y otras muchas variedades.