Pinot Noir

La Pinot Noir es una de las variedades de uva más famosas, cultivadas y amadas por los amantes del buen vino. Extendida a nivel mundial, se caracteriza por producir unos vinos de excelente calidad, así como por ser un tipo de uva muy delicada de cultivar.

Conocida como “pinot negro” en España, la Pinot Noir es una uva procedente de la Borgoña francesa, concretamente de la región de Còte d’Or, aunque a día de hoy se cultiva en todo el mundo, especialmente en países como España, Italia, Alemania y Hungría, además de otros muchos.

Pero sin duda la Pinot Noir tiene una estrecha relación con la Denominación de Origen Borgoña, y parte del éxito de ambas se debe a la relación que ambas mantienen entre sí.

La Pinot Noir es la variedad más antigua de las Pinot, y las Pinot Gris y la Pinot Blanc derivan de ella.

 

Características de la uva Pinot Noir

La variedad Pinot Noir se caracteriza por tener un racimo pequeño/mediano, compactos y uniformes, con un pedúnculo corto y sin lignifacación. Tiene una forma cilíndrica o cónica.

El tamaño de la uva es pequeño y el color de la piel es negro azulada, con una cicatriz estilar muy visible, con sección y perfil circular. Las hojas de la Pinot Noir son más pequeñas que las de otras variedades similares como la Cabernet Sauvignon o la Syrah, mientras que la vid también es menor vigorosa.

Es una variedad delicada, muy sensible a las heladas, al viento, al nivel de brotes, al tipo de suelo y a las técnicas de poda.

Y respecto a la vinificación, la Pinot Noir también es sensible a la fermentación y a las cepas de levadura, y se caracteriza por reflejar a la perfección el terruño en el que se encuentra.


Características de los vinos elaborados con la variedad Pinot Noir

Los vinos elaborados con la variedad Pinot Noir pueden ser muy diferentes en función de la región en la que se cultive. Por lo general, son vinos de alta calidad, aptos para crianza, finos, complejos y de gran intensidad.

Si la uva madura correctamente, son vinos con altos niveles de azúcar natural y de acidez media, con mucho cuerpo y vigor, y con una alta complejidad aromática.

Por sus finas pieles y bajos niveles de compuestos fenólicos, los vinos de Pinot Noir son vinos tánicos de color claro y cuerpo medio – bajo, siendo esta una de sus características más destacadas y conocidas que hacen que sea fácil identificarla.