Pinot Blanc

La Pinot Blanc es una variedad de uva blanca originaria de Francia, utilizada principalmente para la elaboración de vinos, procedente de una mutación natural de la variedad Pinot Noir, del mismo modo que la Pinot Gris. De hecho, los expertos aseguran que son la misma uva, pero con un cambio de color debido a la mutación que ha experimentado con el paso del tiempo. 

Con características similares a la Chardonnay, es un tipo de uva autorizado para la elaboración de champagne, en las regiones de Alsacia y Borgoña.

Originaria de Francia, cuenta con tan solo 1.300 hectáreas de cultivo en Alsacia, y está autorizada en prácticamente todas las denominaciones de vinos blancos de Borgoña.

Aunque donde más extendida está la Pinot Blanc es en el noroeste de Italia, con más de 5.000 hectáreas. También tiene una gran presencia en Alemania, con cerca de 4.000 hectáreas, especialmente en la región de Baden, al sur del país.

 

Características de la variedad Pinot Blanc

Procedente de una mutación natural de la Pinot Noir, la Pinot Blanc es una variedad de floración y maduración tempranas, lo que hace que sea ideal para el cultivo en zonas frías, ya que además tiene una gran tolerancia a las bajas temperaturas.

En cambio, en suelos cálidos conseguirá vinos más completos y con más sabor, ya que podrá acumular un mayor porcentaje de azúcares naturales.

Los racimos de la Pinot Blanc son pequeños con forma cilíndrica, con los hombros marcados, compactos y homogéneos. Las uvas son medianas, tienen sección circular y forma esférica, y son de piel verde – amarillenta que tiende al dorado con la maduración.

Las cepas tienen vigor medio y porte semierecto, son de brotación y maduración temprana y tienen una fertilidad muy elevada.

 

Características del vino elaborado con Pinot Blanc

A la vista el vino Pinot Blanc es de color amarillo pálido con ligeros reflejos verdes, nítido a la vez que brillante. Tiene un aroma fresco y afrutado, con notas florales y a manzana. No es demasiado exuberante, pero sí expresa a la perfección los aromas primarios.

De rápida apertura, el vino elaborado con Pinot Blanc es de sabor agradable, con cierta acidez que representa el punto medio en la gama de vinos de Alsacia.

Es un vino que varía en función de la zona de cultivo, ya que los vinos de Pinot Blanc de la zona de Alsacia, Alemania, Italia y Hungría son secos y con cuerpo, mientras que los de Alemania y Austria pueden ser dulces o secos.

En definitiva, los vinos de la variedad Pinot Blanc son blancos muy agradables y fáciles de beber, muy versátiles y fáciles de maridar. Una apuesta segura para los amantes de los blancos.