Garnacha

La Garnacha Blanca es una variedad de uva originaria de España, que puede ser blanca o tinta.

Cuando se habla de Garnacha se refiere a la variedad tinta, aunque también se le conoce como Garnacha Tinta, mientras que para referirse a la variedad blanca se utiliza el término Garnacha blanca. También se conoce a esta variedad como Garnacha peluda o Garnacha tintorera.

La Garnacha es una de las variedades más cultivadas en España, especialmente la tinta, y también a nivel mundial. Rústica, productiva y apta para los climas más cálidos, es una variedad que se adapta a la perfección al clima y suelo de toda la península.

La Garnacha tinta es de origen aragonés, mientras que la Garnacha blanca es una mutación de la Garnacha tinta, que apareció por primera vez en la zona de Cataluña. Las características ampelográficas, vitícolas y enológicas de ambas son muy similares, a excepción del color del racimo.

Este tipo de uva se cultiva en todas las zonas de España, y también en el sureste de Francia.

 

Características de la variedad de uva Garnacha, tinta y blanca

Garnacha tinta

 

Durante años ha sido la variedad tinta más cultivada en España, mientras que a día de hoy se encuentra en tercer lugar, abarcando el 6,87% del viñedo de nuestro país.

Los racimos de la uva Garnacha tinta son medianos/grandes, compactos y de bayas muy uniformes. La piel es de color rojo violeta oscuro, el hollejo fino, sensible al roce y con mucha pruina, mientras que la pula es blanda, muy jugosa y sin pigmentación.

De desborre y maduración media, las cepas de Garnacha tinta son muy vigorosas, destacando por su buena producción y elevada fertilidad.


Garnacha blanca

Los racimos de Garnacha blanca son pequeños, compactos y con pedúnculo corto. En estado adulto las hojas son medianas, pentagonales y con cinco lóbulos. Mientras que las bayas son medianas, con forma elíptica y hollejo fino.

Las cepas de Garnacha blanca son muy vigorosas y fértiles, de porte erguido y producción medio – elevada.

 

Características del vino elaborado con uva Garnacha

Vinos de Garnacha tinta

Los vinos de Garnacha tinta tienen altas graduaciones de alcohol, afrutados y de poco color cuando se cultiva con un elevado rendimiento. Por lo general son vinos amables y redondos, de gran intensidad aromática y una excelente capacidad de crianza.

Cuando son jóvenes tienen aromas a pimienta con notas a frambuesa y moras, mientras que cuando envejecen tienen aroma a fruta madura, manzana y toques minerales.

 

Vinos de Garnacha blanca

Los vinos de Garnacha blanca son alcohólicos, de acidez alta y ricos en extracto. Con un contenido de potasio y ácido málico bajo, son de color amarillo – verdoso y tienen aromas intensos, con toques florales, afrutados y herbáceos.

En boca son vinos muy ligeros, ácidos y de persistencia media, con un elevado contenido de oxidasas. Pueden ser vinos monovarietales o combinados con otras variedades.