COTA 45 UBE Miraflores 2019

Agricultura: Ecológica
Añada: 2019
Productor: Cota 45
Región: Jerez
Variedad: Palomino Fino
14,40€
DESCRIPCIÓN

COTA 45 UBE Miraflores 2019

Jerez, España

UBE Miraflores es un vino blanco de Palomino Fino (Listan Blanco) elaborado por Bodegas Cota 45 y localizada en Sanlucar de Barrameda. Con este vino la bodega recupera las manzanillas históricas sanluqueñas como vinos blancos con flor, sin encabezar y caracterizando los diferentes pagos de la región.

 

Miraflores es un pago histórico que cuenta con 160 ha y del cual esta bodega posee cinco viñedos que componen este vino. Dos viñedos situado en Miraflores Baja con suelos de lentejuelas y lustrillos y más cercanos al Atlántico; y tres viñedos situados en Miraflores Alta, con cotas más altas y que se componen de suelos de toscas cerradas y barajuelas de mayor estructura.

 

Este vino ha sido prensado y fermentado directamente en botas jerezanas donde posteriormente ha sido envejecidas durante 9 meses, de los cuales, los dos últimos con crianza biológica. Así consiguen un vino blanco con sutiles notas jerezanas, de flores y frutas blancas y levadura fresca. En boca es limpio, ágil y con la tipicidad salina de los manzanillas jóvenes sanluqueñas.

DESCRIPCIÓN

COTA 45 UBE Miraflores 2019

Jerez, España

UBE Miraflores es un vino blanco de Palomino Fino (Listan Blanco) elaborado por Bodegas Cota 45 y localizada en Sanlucar de Barrameda. Con este vino la bodega recupera las manzanillas históricas sanluqueñas como vinos blancos con flor, sin encabezar y caracterizando los diferentes pagos de la región.

 

Miraflores es un pago histórico que cuenta con 160 ha y del cual esta bodega posee cinco viñedos que componen este vino. Dos viñedos situado en Miraflores Baja con suelos de lentejuelas y lustrillos y más cercanos al Atlántico; y tres viñedos situados en Miraflores Alta, con cotas más altas y que se componen de suelos de toscas cerradas y barajuelas de mayor estructura.

 

Este vino ha sido prensado y fermentado directamente en botas jerezanas donde posteriormente ha sido envejecidas durante 9 meses, de los cuales, los dos últimos con crianza biológica. Así consiguen un vino blanco con sutiles notas jerezanas, de flores y frutas blancas y levadura fresca. En boca es limpio, ágil y con la tipicidad salina de los manzanillas jóvenes sanluqueñas.