Roussanne

 

La Roussanne es una variedad de uva blanca originaria del Valle del Ródano (Francia), que tradicionalmente acostumbra a mezclarse con la variedad Marsanne, otra variedad blanca que, junto a la Rossanne, está aprobada en las Denominaciones de Origen del Ródano (Crozes – Hermitage, Hermitage y Saint – Joseph).

Aunque es originaria del Ródano, la uva Roussanne también tiene una gran presencia en Creta (Grecia), la Toscana (Italia) y España, y en menor medida, en las regiones vinícolas de California, Washington y Texas, así como en Australia.

Asimismo, la Roussanne está viviendo su particular auge en Francia, no solo en el Valle del Ródano, sino también en Saboya, donde se conoce como Bergeron, en Languedoc y en Rosellón. 

Características de la variedad Roussanne

La variedad Roussanne es un tipo de uva de maduración tardía, vigor medio y rendimiento irregular, que ante fuertes vientos puede disminuir, ya que es muy poco resistente al viento, así como al oídio y a la botrytis. Esto hace que sea una variedad bastante complicada de cultivar.

Ante cosechas muy tempranas, la uva puede tener una gran acidez, mientras que durante la vinificación, si no se trata con cuidado, es propensa a la oxidación.

Por sus características, la uva Roussanne precisa de climas cálidos y con mucho sol para madurar correctamente, ya que de lo contrario no podrá alcanzar la madurez fenólica adecuada, aumentando el riesgo de desarrollar moho o podredumbre.

Le gustan los suelos delgados y áridos de las laderas, que se caracterizan por ser suelos cálidos, calcáreos, pedregosos y con un buen drenaje.

Con la maduración la uva obtiene un característico color dorado y cobrizo, y una vez cosechada, tiene a oxidarse rápidamente si no se toman las precauciones necesarias.

Los racimos son pequeños y medianos, con granos bastante pequeños y no demasiado jugosos.

Características de los vinos elaborados con uva Roussanne

Los vinos blancos elaborados con Roussanne tienen un especiado e intenso aroma, con notas de flores frescas, frutas de hueso, peras, nueces tostadas, especias y pimienta. Se caracterizan por ser vinos muy ricos, con una textura exótica, grasienta y sedosa.

Como ya hemos comentado, es habitual que la variedad Roussanne se mezcle con la Marsanne, especialmente en las denominaciones Hermitage, Crozes – Hermitage, St. Joseph y St. Peray, consiguiendo vinos más elegantes y aromáticos.

El vino blanco Roussanne es de gran finura, potente, con una buena acidez, un notable aroma y de color amarillo pijazo muy característico. Por lo general es un vino vivo y complejo que envejece a la perfección.