Pinot Gris

La Pinot Gris es una variedad de uva blanca originaria de Borgoña (Francia), donde también se le conoce como “Pinot Beurot”. Desde Borgoña se expandió a otras muchas zonas de Francia y del resto de Europa, e incluso de América.

La Pinot Gris es una mutación o clon de la variedad Pinot Noir, y aunque es originaria de Borgoña, en la actualidad se cultiva en todas las partes del mundo. Alsacia es el lugar de mayor producción, en el norte de Francia, cerca de la frontera con Alemania, donde se encuentran algunas de las versiones más aclamadas del mundo.

El cultivo de la Pinot Gris también se ha extendido a Italia, donde se le conoce como Pinot Grigio.

La Pinot Gris es un tipo de uva famosa por sus vinos blancos, y aunque en menor medida, también se utiliza para elaborar vinos rosados.

 

Características de la variedad Pinot Gris

La Pinot Gris es una uva de maduración temprana que crece mejor en climas fríos, y que se caracteriza por tener unos elevados niveles de azúcares naturales.

Los racimos de la Pinot Gris son pequeños, con forma cilíndrica, alados y una primera ramificación muy diferenciada. Compactos y de granos homogéneos, presentan un pedúnculo largo y poco lignificado.

La uva Pinot Gris es pequeña y circular, con un perfil ligeramente elíptico. El hollejo es grueso, de color gris-rosado, y con mucha pruina, mientras que la pula es compacta, jugosa y muy aromática.

Las cepas de Pinot Gris son de vigor medio-bajo, con porte erecto, brotación o desborre y madruación semitardíos o tardíos.

Es una variedad poco productiva pero muy resistente al frío y a las heladas, que aguante perfectamente incluso las heladas de la primavera.

 

Características de los vinos elaborados con Pinot Gris

Los vinos elaborados con Pinot Gris varían según la región y estilo de vinificación, pero por lo general son vinos con sabores muy variados.

Se caracteriza por ser un vino de excelente aroma, color poco intenso y muy suave. A la vista es de color amarillo intenso o dorado, pudiendo llegar a tener reflejos ámbar. En nariz es poco intenso, con aromas muy variados (setas, albaricoque, miel, pan de jengibre o sotobosque), mientras que en boca es un vino muy equilibrado, redondo, suave y fresco.

Con mucho carácter, su gran versatilidad hace que los vinos Pinot Gris mariden con una amplia variedad de platos, destacando especialmente la pasta, la carne blanca, el pollo o pescados como el salmón o el atún entre otros. También son grandes acompañantes de platos hindús y japoneses.