Parellada

 

La Parellada es una variedad de uva blanca española originaria de Cataluña, que destaca por ser una de las variedades más tradicionales de la región vitícola del Penedés.

También conocida como “Montonec”, “Montañesa”, “Verda Grossa” o “Montonet”, es una variedad cultivada en la Denominación de Origen de Penedés, que junto a las variedades Macabeo y Xaral’lo, se utiliza en el clásico coupage para elaborar el famoso cava catalán.

El nombre de Parellada deriva de “aparellada”, que en catalán significa emparejada, debido a que tiene ramas similares, que cuelgan una de la otra.

Actualmente hay unas 10.000 hectáreas de Parellada en España, las cuales se concentran principalmente en el Alto del Penedés.

Características de la variedad Parellada

La parellada es una variedad muy vigorosa y de elevada producción, que se caracteriza por tener una alta fertilidad y una maduración complicada. Es de desborre precoz y maduración tardía.

De acidez elevada, es un tipo de uva sensible al mildiu, el oídio, la podedrumbre ácida y el botritis. Da un gran rendimiento, alcanzando la madurez óptima en las zonas más altas del Penedés, y tiene una capacidad media de enriquecimiento en azúcares.

Tiene racimos muy grandes, con los hombros muy marcados y una compacidad media y elevada. El pedúnculo es delgado de longitud media, con una baja lignificación.

Las bayas son medianas y homogéneas, tienen una sección esférica, hollejo grueso de color verde intenso que lo mantiene con la maduración, y pula verde, consistente, jugosa y peculiar aroma.

Características de los vinos elaborados con uva Parellada

Los vinos elaborados con uva Parellada son vinos blancos brillantes y ágiles, con una tonalidad grisácea debida a la juventud de estos caldos, frescos y con notas cítricas.

En cuanto al aroma, tiene aromas con notas frutales de fruta blanca, destacando los cítricos por encima del resto, y notas florales. Una vez en la copa, son vinos frescos y con notas cítricas. En boca, los aromas se potencian, aportando una mayor elegancia al vino, con una textura sedosa y ligera.

Con elevada acidez, los vinos de Parellada tienen un gran equilibrio y una excelente frescura, con notas frutales a pera muy persistentes que se mantienen en boca después de probarlos.

Por sus características, los vinos de uva Parellada se recomiendan tomar a una temperatura de entre 8 y 10 grados.

Y en cuanto al maridaje, acompañan muy bien a carnes blancas poco hechas, quesos suaves y arroces de verduras o carne.