Maison Bérêche et Fils

Desde hace algunos años, en la década de los 80’s en muchas partes de Francia y en Champagne en particular un grupo cada vez mayor de pequeños “Vignerons” o dueños de bodegas de vino artesanales han elegido el estilo de agricultura biodinámica. Y Bereche et Fils es una de ellas.

¿Qué es la agricultura biodinámica? Es un estilo que, si bien es más costoso que las técnicas convencionales. Es una forma de mostrar respeto por el terroir, erradicando el uso de químicos nocivos para fertilizantes y plaguicidas. Así que prefieren el sembradío de plantas que contrarresten estos efectos. Reciclan desperdicios de vendimias anteriores o usan el estiércol de los animales de tiro con hierbas específicas con técnicas de composta para fertilizar los suelos.

Muchos vignerons como Bereche et Fils han tomado esta vía para demostrar su respeto por la tierra y la tradición que caracteriza a una de las regiones vinícolas más trascendentales a nivel mundial como lo es Champagne, que tienen un sello de Denominación de Origen controlada. Esto quiere decir que cualquier país puede crear un vino espumoso, pero sólo en Champagne se denomina como tal.

Su historia

En 1847 es fundada la bodega en Ludes, de 9 hectáreas de viñedos esta familia ha mantenido su tradición a lo largo del tiempo y en la actualidad son Raphael y Vicent Bereche junto a su padre Jean-Pierre quienes buscan dar un sello personal honrando la tradición llegada de generación en generación. Es por esto que se les llama Bereche et Fils: Bereche e hijos.

Su padre Jean-Pierre también se mantiene activo en la fabricación de los vinos y cuidado del viñedo, él ha preservado la voluntad familiar de mantener un estilo biodinámico en su viñedo. Que no es más que de una manera mantener las tradiciones de cuidar el terroir donde plantan y cosechan la vid.

La elaboración

Como es natural en estos viñedos artesanales la vendimia se realiza a mano, depositando la uva en cestas de 10 kilogramos para evitar estropear la materia prima. Se transportan con cuidado a la bodega donde se realiza su macerado y fermentado de manera natural. Sin aditivos usando levaduras autóctonas. El vinificado se realiza en barricas de roble y  luego envejece en rima en la botella durante 24 meses.

Aunque en la actualidad mucho se habla sobre viñedos biodinámicos, esto no es económico. La agricultura moderna presenta un sistema más económico y menos complicado para solucionar problemas como las pestes o la fertilización, así como tratar enfermedades propias de la vid. Pero Bereche et Fils es un claro ejemplo de respeto por las tradiciones que han dado el reconocimiento de la tierra donde se fabrican sus espumantes.

La mezcla de los terroirs, de las cepas de vid que se notan de forma organoléptica en el producto final es el resultado de un trabajo realizado con esmero. Los champagnes de Bereche et Fils son conocidos en la región por su particular gusto refinado que refleja el respeto por la tradición y el amor a esta magnífica región de Francia.