Emmerich Knoll

Pocos países producen vinos como Austria cuenta con una historia milenaria de cultivo y fabricación de vinos, incluso antes de la incursión romana en el siglo II luego de siglos de cultivos y cambios luego de la primera guerra mundial eran reconocidos por ser el tercer exportador de vino a nivel mundial. Esta fama y prestigio les fue arrebatado en la década de los 80’s

Unos productores inescrupulosos consideraron añadir aceite anticongelante en sus botellas, con el propósito de “añadir cuerpo y sabores dulces” con la consecuencia que generaba fallas renales en quienes lo consumían, el escándalo apareció porque uno de ellos quiso deducir el anticongelante de su declaración de impuestos.

Esto manchó la reputación de Austria como productor de vinos, quien tuvo que reinventarse y añadir nuevos estándares de calidad para garantizar un vino de mejor calidad.

Tomando esto en cuenta Emmerich Knoll es una  bodega que se ha mantenido intacta. Siendo una bodega con historia, tradición y trayectoria no se vio afectada por las pérdidas que este incidente originó y esto es en parte gracias a su historia.

Su historia desde 1825

Si bien Austria tiene cultura milenaria como productora de vinos fue en el siglo 18 que la familia Emmerich Knoll surgió como productor independiente. Han elaborado numerosos vinos que añada tras añada buscan expresar de manera clara y concisa el terroir de Unterloiben. Área de denominación de origen donde se encuentran ubicados algunos de los viñedos –y bodegas- más famosas y prestigiosas de toda Austria.

El cultivo de los viñedos Emmerich Knoll están dedicados a la variedad autóctona Gruner Veltliner y Riesling, pero hay pequeñas cantidades de pinot noir, chardonnay y rivaner. En 1986 luego del escándalo del anticongelante, se unió al “vinea Wachau Nobilis Districtus” una asociación de enólogos que buscaban por encima de todo establecer estrictas normas de calidad para la elaboración de sus vinos.

Emmerich Knoll III es el hombre a la cabeza de este proyecto en la actualidad. Manteniendo una tradición familiar de más de casi dos siglos y respetando estrictos controles de calidad que llevan su producto a un nuevo nivel. Aclamado por múltiples enólogos y sumilleres, los vinos Emmerich Knoll son reconocidos por su etiqueta particular: Una imagen de San Urbano. Patrono de enólogos y viñedos.

Y no siendo suficiente sus viñedos, en Wachau tienen un restaurante familiar que tiene más de 400 años: El Loibnerhof Familie Knoll.

Su elaboración

Emmerich Knoll apuesta por un vino de calidad en lugar que la cantidad. Por tanto sus vinos blancos son prueba de ello. La vendimia se realiza a mano, se seleccionan las uvas de la misma forma y en bodega se aplican técnicas tradicionales de prensado, fermentado con levaduras autóctonas de forma espontánea.

Todas las botellas de vino Emmerich Knoll cuentan con el sello Austriaco de calidad. Qualitäswein en su idioma. Y la denominación Wachau (su lugar de origen) es un mundo en sí mismo que se convierte en el sueño de todo enólogo y amante de un buen vino blanco.