Domaine JL Chave

En el mundo de los vinos Francia siempre ha tenido un gusto refinado. Pueblo apegado a tradiciones de hace más de 500 años y que en la actualidad muchos han retomado a esos orígenes naturales que hoy se denominan biodinámica y esto es la ausencia de pesticidas o fertilizantes con químicos sintéticos.

Las bodegas del Domaine Jean-Louis Chave apuestan por estas características ecológicas, evitando el contacto del terroir con químicos y técnicas que desaprueben los principios biodinámicas. Esto no sólo contribuye a las características organolépticas de sus vinos, además posicionan al Domaine Jean-Louis Chave como un viñedo ecológico y un ejemplo a seguir por muchos más.

La historia del Domaine Jean-Louis Chave

La familia Chave es una prestigiosa marca en sí misma. Son productores de vino desde el año 1481 y luego de 16 generaciones ininterrumpidas de viticultores entregados a la ardua tarea de producir algunos de los mejores vinos con cepas  Syrah, Roussanne y Marsanne  del mundo. Jean-Louis Chave, hijo de Gerard Chave empezó su historia en el domaine en 1992 luego de completar estudios en la universidad de Connecticut. E.E.U.U y una licenciatura en enología en Davis.

Su primera tarea  fue volver plantar los viñedos en la finca original de la familia. Esta había sido abandonada por un ataque de Filoxera (un parásito que destruye viñedos) a principios del siglo XX.

Este trabajo no sólo sirvió para demostrar su valía para el domaine, sino además le hizo descubrir el secreto de su legado familiar y que es lo que diferencia a Domaine Jean-Louis Chave: el respeto por el terruño y la naturaleza del viñedo.  

Esto es algo que no lo enseña ninguna escuela de enología, es algo que se vive. Para Jean-Louis no resultó difícil puesto que es parte de su linaje y legado. No obstante, al igual que su padre respeta el enfoque biodinámico que se aplica en el Domaine Jean-louis Chave.

Su elaboración

La clave para un buen vino del domaine Jean-louis Chave está en el esmero que ponen en todo el proceso. El terroir es preparado sin aditivos químicos y el control de plagas se hace de manera natural con plantas o insectos depredadoras o enemigas naturales de las mismas. Los fertilizantes empleados son de origen animal y vegetal e incluso desperdicios de cosechas anteriores.

Al momento de la vendimia cada parcela es vinificada a su tiempo de forma individual y se transporta la vid con cuidado. Cuando la materia prima llega a la bodega es despalillado y prensado en una prensa por gravedad. Para extraer el mosto más suave.

Para fermentar se utilizan levaduras típicas de la región y se colocan en toneles de madera sin tapa para que la naturaleza se encargue de realizar un fermentado óptimo. Sin intervención de maquinaria. Es tal el nivel de compromiso del Domaine Jean-Louis Chave por mantener un estilo tradicional que una vez embotellada se evita el filtrado. Para que ese sedimento sea parte del caldo vivo que pueda seguir madurando y desarrollándose incluso dentro de la botella.