Blaufrankisch

BLAUFRÄNKISCH

 

La Blaufränkisch es una variedad de uva tinta de origen austriaco, que a día de hoy está presente en todo el mundo, y especialmente en los países del centro de Europa.

 

La Blaufränkisch es un cruce de “Gouais Blanc” y otra uva de la variedad “Frankish”, que aunque no está demostrado, por su ADN se cree que es la “Blauer Silvaner”.

 

Esta variedad tradicionalmente se ha cruzado con otras uvas para crear nuevas variedades, como la Rathay, la Roesler, la Blauburger o la Zweigelt, y también como socio de mestizaje por estaciones de crianza de uvas extranjeras.

 

Muy presente en el centro de Europa, en Austria se detecta por primera vez en el siglo XVIII, y se cultiva principalmente en las zonas vitivinícolas del norte, centro y sur de Burgenland, así como en las zonas vinícolas del este de Austria.

 

Con más de 3.000 hectáreas de viñedo, la Blaufränkisch es la segunda variedad más cultivada en Austria, solo por detrás de la Zweigelt, representando el 6% de las plantaciones de uva en Austria.

 

También crece en grandes cantidades en Alemania, donde es más conocida como “Lemberger” o “Limberger”. Este nombre se debe a que fue importada a Alemania en el siglo XIX desde Limberg. Alemania cuenta con 1.729 hectáreas de Blaufränkisch aproximadamente.

 

Aunque el centro de Europa es donde más crece, actualmente la Blaufränkisch está presente en países como Japón, Estados Unidos y Australia.

 

Características de la variedad Blaufränkisch

 

La Blaufränkisch es una uva de maduración tardía, que por sus características, produce vinos tintos ricos en taninos y con un carácter especiado muy marcado.

 

Es una variedad muy sensible a las heladas del comienzo de la primavera, de brotación temprana y con tendencia a cultivarse en viñedos de zonas cálidas.

 

Entre sus características, hay que destacar que la Blaufränkisch es propensa al mildiu peludo y al moho. Se considera una variedad con una elevada capacidad de producción y de alto rendimiento.

 

Características de los vinos de Blaufränkisch

 

Los vinos elaborados con Blaufränkisch se caracterizan por ser vinos de elevada calidad, con una estructura densa y taninos muy marcados, que tradicionalmente son impetuosos en su juventud, pero con la maduración desarrollan matices aterciopelados.

El vino de Blaufränkisch tiene una elevada acidez y aroma a frutos del bosque o cereza, con notas a grosellas rojas y moras.

 

En cuanto al maridaje, la Blaufränkisch es un gran acompañante de platos de cordero y carnes a la parilla.